Nuestra plataforma de entrega de video cuenta con una funcionalidad que ajusta la calidad de reproducción a la calidad de tu conexión a internet. Si experimentas interrupciones, lo más probable es que tu conexión sea débil o la red esté saturada. Procura reproducir el video mediante una conexión de wifi, 4G o superior. Si el problema persiste, seguramente es porque la conexión es intermitente; en este caso, la mejor opción es cambiar de ubicación o intentarlo más tarde.